MIS ALUMNAS NO DEJAN DE SORPRENDERME


Ayer una alumna llamada Pilar Zapata, me hizo la mujer más feliz del mundo. Yo he tenido la suerte de tener dos madres, la real y la hermana de mi abuela TITA, cuando eramos pequeños Tita nos hacía un juego plegando una servilleta con forma de conejo, con los años mis hermanos y yo crecimos y como cuando uno no se apunta las cosas, se nos olvidó como se plegaba la servilleta. Nacieron mis hijas y no les pude enseñar el juego, por más que lo intenté, busque en internet, pregunte a amigos y familiares, nada, nadie sabia hacerlo, y ayer este amor de mujer a vuelto a traerme un pedacito de Tita y del gran amor que siempre nos entregó. Desde aquí muchas gracias Pilar

6 comentarios:

corapensa.mjose dijo...

Pero veamos,angelines,ta regalao ese conejito divino de la muerte,o er método de plegar la servilleta en forma de conejito,hija,especifica,y luego nos enseñas como se hace

Encarna dijo...

No me lo puedo creer !!!!!!!!

Yo tambien llevo años buscando lo mismo, cuando era pequeña en el pueblo de mis abuelos, mi abuelo apagaba la luz y se ponia a contarnos historias a la luz de la hoguera, hacia sombras con las manos y en algun momento de la historia siempre aparecia un conejo o un raton hechos de tela, lo hacia sin darnos ni cuenta, que pena que ninguno de mis tios recuerde como se hacia.....

Si puedes algun dia pones una foto, me encantaria verlo....

Muchas gracias

Encarna

Nunu dijo...

Hola Angelines!!! Cuántos recuerdos me has traído!!! Mi padre nos solía hacer el famoso conejito o ratoncito con el pañuelo,incluso se los ha hecho a mis hijos pero ahora,desgraciadamente,no puede hacerselo a mi sobrino...tiene Alzheimer y algunas cosas ya no las recuerda y ésa es una de ellas.Gracias por hacerme recordar cosas bonitas.Besos guapa.

Septiembre dijo...

De haberlo sabido... mi marido la pliega, se la pone en la palma de la mano y luego le dá impulso y hace que salte... salta el conejito... salta la servilleta...
Que curioso...
Mavi.

Anna S. dijo...

No te irás nunca a dormir sin aprender una cosa nueva...jejejeje....estas pequeñas cosas, dan ilusión a la vida...

Pilar dijo...

Angelines,
cuánto me alegro de hacer feliz con tan poca cosa a una mujer que admiro tanto. Además, así he aprendido a hacer el conejito y puedo sorprender a mis nietos adoptivos.
Pilar